Escríbenos
Debe completar todos los campos
¿Estoy triste o depresivo?

Autor: Licda. Sylvia Patricia Chabebe - Especialista en Terapia Familiar y de Pareja.-

Coloquialmente se ha cometido el error de pensar que la tristeza y depresión son sinónimos, y no es así. Es importante reconocer sus diferencias y así poder manejarlas adecuadamente.


La diferencia fundamental entre la tristeza y la depresión es que esta primera suele ser una emoción momentánea y pasajera, que puede durar un breve instante o unos días, no más de ahí. En el caso de la depresión, esta puede durar de unos quince días en adelante, incluso años, es muy prolongada en el tiempo.
Aunque la tristeza puede ser parte de la depresión, ésta es completamente diferente. La tristeza es parte de la vida, no la podemos evitar, pero podemos manejarla para disminuirla o eliminarla. Es la respuesta natural ante las situaciones dolorosas, que todos vivimos. Es una sensación de decaimiento de nuestro estado de ánimo, un sentimiento de vacío, que tiene las siguientes características:
•    Resulta de una herida o de una perdida de cualquier tipo.
•    La persona está consciente de la causa.
•    Casi siempre es pasajera.
•    La persona puede seguir funcionando adecuadamente.
•    Termina cuando la persona soluciona su situación o cuando modifica sus pensamientos y su actitud ante la vida.


Sin embargo, la depresión clínica es un trastorno del estado anímico en el cual estos sentimientos interfieren con la vida diaria durante un período de tiempo prolongado. Un trastorno depresivo es una enfermedad que requiere tratamiento y no siempre está relacionada con las cosas que nos suceden en el presente. En ocasiones no hay un motivo aparente para la depresión. De un estado pasajero se pasa a un estado permanente, donde el bienestar, el placer, la capacidad de disfrutar comienza a perderse, y en su lugar aparece un sentimiento de desesperanza, dolor y tristeza que provoca sufrimiento. Por el contrario las depresiones no siempre aparecen como consecuencia de un acontecimiento en nuestras vidas.


La depresión se puede manifestar con una variedad de síntomas; aunque la tristeza es el síntoma más conocido, no siempre es el síntoma principal. Para que una persona sea diagnosticada con depresión deben de existir cinco o más de los siguientes síntomas:
•    Estado de ánimo bajo, desmoralización, falta de ilusiones, falta de ganas de hacer cosas.
•    Le es difícil distraerse, lo que antes hacía gozar ahora es más indiferente, si algo distrae es de forma momentánea, la persona se siente como apagada.
•    Insomnio, despertar antes de hora o exceso de sueño durante el día.
•    Pérdida o ganancia de apetito.
•    Pensamientos repetitivos sobre temas que despiertan ansiedad.
•    Ideas negras, pensamientos negativos, mala imagen acerca de sí mismo, sentimientos de culpa o de inferioridad.
•    Falta de concentración, sensación de pérdida de concentración o de memoria.
•    Fatiga física, sensación de estar más cansado por la mañana.
•    Dolores en diversas partes del cuerpo.
•    Pérdida del interés sexual.
•    En algunos casos graves, ideas de muerte.


Las depresiones, en los niños, suelen provocar síntomas distintos: trastornos de conducta, irritabilidad, fallos de rendimiento escolar, apatía, negativismo, aislamiento social y aumento de la conflictividad.
Las personas que están pasando por un episodio depresivo pueden necesitar ayuda tanto psicológica como psiquiátrica para poder volver a disfrutar de su vida tanto en un aspecto personal como laboral.
Algunas personas empiezan sintiéndose tristes y pueden acabar deprimidas. Esto sucede por un mal manejo de la tristeza.


La tristeza, como todas las emociones, tiene una función que es que aprendamos a conocernos mejor, nos ayuda a reflexionar sobre nosotros mismos y nuestra forma de vida. Nos indica que algo está sucediendo en nuestra vida, que nos está afectando negativamente y necesitamos solucionar o cambiar. Reconocer la tristeza, nos ayuda a disfrutar más de los momentos de alegría.

schabebe@hotmail.com

Escribe tu Comentario
Escúchanos en Vivo
Más opciones de reproducción:
Más del autor
¿Preparados para el matrimonio?
¿Por qué es fundamental conocer nuestro origen e historia familiar?
Los Celos No Son Amor
No buscar culpables